Las Delegaciones del Obispado son los órganos establecidos por nuestra Diócesis para trabajar de forma más directa con aquellas áreas que conforman nuestra Iglesia de Cuenca. Con las Delegaciones la pastoral diocesana se hace más cercana y directa, intentando actuar con prontitud y diligencia.

Como se puede observar, las Delegaciones abarcan la realidad eclesial y social de la Diócesis dando respuesta a las necesidades que se presentan, actuando en nombre del obispo y haciéndolo presente cuando se requiera.

Cada Delegación está formada por un número de personas que trabajan de forma profesional en las parcelas que tienen encomendadas.