Síguenos en las redes

Desde hace pocos años se ha puesto en marcha por todo el mundo una nueva iniciativa apostólica, las denominadas capillas de Adoración Eucarística Perpetua. En España, cincuenta y cinco localidades ya cuentan con una capilla de estas características, abiertas permanentemente, en las que el Santísimo Sacramento se encuentra expuesto las veinticuatro horas del día, durante todos los días de año. Estos manantiales de oración están atendidos por personas voluntarias, los adoradores, comprometidos a realizar un turno de guardia a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora. Se trata de acompañar ininterrumpidamente al Señor con la intención primera de agradecer su presencia entre nosotros, de permitirle que nos transforme y santifique, de pedir por las necesidades de la Iglesia, así como de dar testimonio de su presencia real en la Eucaristía. El hecho de que estos focos de luz divina estén siempre abiertos, permite que puedan acceder a ellos todo el que lo desee, a cualquier hora del día o de la noche. 

Desde hace tres años, en la cripta de la parroquia de San Esteban, la diócesis de Cuenca cuenta con una de estas capillas. Para conmemorar este aniversario, el domingo 2 de diciembre, a las 17.30 h. se celebrará una Hora Santa, a la que todos están invitados. 

¿Cómo se organiza la Adoración Eucarística Perpetua? Ciertamente, su regulación y logística suponen un pequeño desafío. 

En primer lugar, el Sr. Obispo debe autorizar su puesta en marcha con las garantías necesarias. Contar con un número considerable de adoradores que cubran los turnos, las 168 horas de cada semana. Se estima conveniente que en cada guardia estén presentes al menos dos adoradores. Esta medida asegura que el Señor nunca esté solo, a la vez que exige contar con un nutrido grupo de personas involucradas. En segundo lugar, se precisa que la parroquia en la que se ubique esté dispuesta a afrontar y resolver numerosos problemas derivados de la circunstancia de permanecer abierta las veinticuatro horas del día, durante los trescientos sesenta y cinco días del año. En tercer lugar, confeccionar los turnos, en los que se acoplarían las personas comprometidas a realizar su hora de adoración semanal tampoco resulta un asunto baladí. A ello habría que sumar las eventualidades surgidas en el devenir de los días, como por ejemplo adoradores que no pueden acudir por diversos motivos, y que hay que suplir con otros, las vacaciones, etc., lo que supone para los coordinadores-responsables de la iniciativa estar en una alerta casi continua. 

¿Cuál es el balance de esta iniciativa apostólica? 

Los que hemos colaborado durante estos años nos sentimos agradecidos y contentísimos por los bienes recibidos. Además, hemos facilitado el que otras personas, que esporádicamente acuden a la capilla, se hayan beneficiado de las dones y favores que el Señor dispensa continuamente. Consideramos necesario y urgente dar testimonio de esta realidad en una sociedad tan secularizada, desorientada y zaherida en tantos aspectos y en tantas personas, a las que sólo el auxilio divino puede aliviar y confortar. Queremos invitarles a descubrir esta presencia sanadora, consoladora, vivificadora y santificadora de Jesús Sacramentado, y a colaborar para que esta iniciativa siga adelante. Los nuevos adoradores serán siempre necesarios y bienvenidos. 

Para más información pueden dirigirse al siguiente correo electrónico: adoracionperpetuacuenca@gmail.com, consultar la página web de la parroquia de San Esteban, parroquiasanestebancuenca.es o la siguiente dirección de facebook, adoracion3perpetua, desde la que, además, pueden enlazar con el canal you toube de la Adoración Perpetua conquense.